Principal | Estrategia | Conocimiento | Aprendizaje | Innovación | Calidad | Servicio | Liderazgo | Cambio | Educación| Tec Educativa | Perfil

Las leyes de la Quinta Disciplina

Fuente: Senge P., 1998, "La Quinta Disciplina. El arte y la práctica de la organización abierta al aprendizaje", Editorial Granica, España.

1. Los problemas de hoy derivan de las soluciones de ayer

  • A menudo nos desconcierta la causa de nuestros problema, cuando sólo necesitamos examinar nuestras propias soluciones a otros problemas en el pasado.
  • Las soluciones que simplemente desplazan los problemas a otra parte del sistema a menudo pasan inadvertidas, porque quienes ´resolvieron´ el primer problema no son los mismos que heredan el nuevo.

2. Cuando más se presiona, más presiona el sistema (realimentación compensadora) 

  • Hay realimentación compensadora cuando las intervenciones bien intencionadas provocan respuestas del sistema que compensan los frutos de la intervención. Cuando más esfuerzo realizamos para mejorar las cosas, más esfuerzo se requiere.

3. La conducta mejora antes de empeorar 

  • Soluciones" sintomáticas, "decisiones políticas", visión de corto plazo.
  • Efecto dominó de las decisiones.

4. El camino fácil lleva al mismo lugar

  • Insistiendo en soluciones conocidas mientras los problemas fundamentales persisten o se empeoran.

5. La cura puede ser peor que la enfermedad (desplazamiento de la carga) 

  • Soluciones fáciles, ineficaces, adictivas: incrementan la dependencia y reducen la aptitud del sistema para resolver sus propios problemas.
  • Las soluciones de largo plazo deben fortalecer la aptitud del sistema para sobrelleva sus propias cargas.

6. Lo más rápido es lo más lento 

  • Casi todos los sistemas naturales, desde los ecosistemas hasta los animales, tienen tasas de crecimiento intrínsecamente óptimas. Lo mismo ocurre con las organizaciones. La tasa óptima es muy inferior al crecimiento más rápido posible. Cuando el crecimiento se vuelve excesivo, el sistema procura compensarlo aminorando la marcha, y quizá poniendo en peligro la supervivencia de la organización.

7. La causa y el efecto no están próximos en el tiempo y el espacio 

  • Hay una disparidad fundamental entre la naturaleza de la realidad de los sistemas complejos y nuestros modos predominantes de pensar sobre esa realidad. El primer paso para corregir esa disparidad consiste en abandonar la noción de que causa y efecto están próximos en el tiempo y el espacio.

8. Los cambios pequeños pueden producir resultados grandes, pero las zonas de mayor apalancamiento a menudo son las menos obvias (principio del apalancamiento) 

  • El pensamiento sistémico enseña que los actos pequeños y bien focalizados a veces producen mejoras significativas y duraderas, si se realizan en el sitio apropiado.
  • No hay reglas sencillas para efectuar cambios de alto apalancamiento, pero hay modos de pensar que los facilitan. Un punto de partida consiste en aprender a ver estructuras subyacentes en vez de hechos.

9. Se pueden alcanzar dos metas aparentemente contradictorias 

  • Los dilemas más enredados dejan de ser dilemas cuando se ven desde la perspectiva sistémica. Son productos de un pensamiento por instantáneas y no por proceso, y aparecen bajo una nueva luz cuando se piensa conscientemente en el cambio a través del tiempo.

10. Dividir un elefante por la mitad no genera dos elefantes pequeños 

  • La comprensión de la mayoría de los problemas administrativos requiere ver la totalidad del sistema que genera dichos problemas...".
  • A veces la gente decide dividir un elefante en dos. En tal caso no se obtienen dos elefantes pequeños, sino un desquicio, es decir, un problema arrevesado donde no hay apalancamiento posible, porque el punto de apalancamiento se halla en las interacciones que no se pueden ver examinando sólo el fragmento.

11. No hay culpa 

  • El pensamiento sistémico muestra que no hay nada externo; nosotros y la causa de nuestros problemas formamos parte de un solo sistema. La cura radica en la relación con nuestro enemigo.