Principal | Estrategia | Conocimiento | Aprendizaje | Innovación | Calidad | Servicio | Liderazgo | Cambio | Educación| Tec Educativa | Perfil

Inhibidores del aprendizaje organizacional

Fuente: Senge P., 1998, "La Quinta Disciplina. El arte y la práctica de la organización abierta al aprendizaje", Editorial Granica, España.

  1. Yo soy mi puesto
  2. El enemigo externo
  3. La ilusión de hacerse cargo
  4. La fijación en los hechos
  5. La parábola de la rana hervida
  6. La ilusión de que se "aprende con la experiencia".
  7. El mito del equipo administrativo.


1. Yo soy mi puesto

  • Lealtad a la tarea, confusión con la identidad, total especialidad.
  • Olvido del propósito de la empresa, delimitación de zonas de influencia.
  • No hay responsabilidad compartida, por lo que se generan lagunas de actuación cuando interactúan diferentes partes de la organización.

2. El enemigo externo (culpar a otros de los problemas de la organización)

  • Los de ventas prometen demasiado.
  • Los de calidad sólo interrumpen los procesos y no agregan valor.
  • Los de producción son unos desperdiciados.
  • Los sindicatos, la ignorancia de los clientes, la competencia china, la mala calidad de los proveedores, las leyes gubernamentales...

3. La ilusión de hacerse cargo

  • La necesidad de hacerse cargo para enfrentar problemas "difíciles".
  • Confusión de la proactividad con reactividad disfrazada.
  • Agresividad contra el enemigo externo.
  • Controlar lo "incontrolable", controlar desde la distancia.

4. La fijación en los hechos

  • Creer que para cada hecho hay una causa obvia e inmediata:
    • Ventas del mes pasado, recortes presupuestales, ascensos y descensos de personal.
    • Énfasis en los acontecimientos inmediatos y, consecuentemente, respuestas inmediatas.
    • Las primordiales amenazas para nuestra supervivencia, tanto de nuestras organizaciones como de nuestras sociedades, no vienen de hechos repentinos sino de procesos lentos y graduales.

5. La parábola de la rana hervida

  • Si ponemos una rana en una olla de agua hirviente, inmediatamente intenta salir. Pero si ponemos la rana en agua a la temperatura ambiente, y no la asustamos, se queda tranquila. Cuando la temperatura se eleva de 21 a 26 grados centígrados, la rana no hace nada. A medida que la temperatura aumenta, la rana queda vez más aturdida, y finalmente no está en condiciones de salir de la olla. Aunque nada se lo impide, la rana se queda allí y hierve. ¿Por qué? Porque su aparato interno para detectar amenazas a la supervivencia está preparado para cambios repentinos en el medio ambiente, no para cambios lentos y graduales.

6. La ilusión de que "se aprende con la experiencia"

  • Cuando nuestros actos tienen consecuencias que trascienden el horizonte de aprendizaje, se vuelve imposible aprender de la experiencia directa.
  • Se aprende mejor de la experiencia, pero nunca experimentamos directamente las consecuencias de muchas de nuestras decisiones más importantes.

7. El mito del equipo administrativo

  • La mayoría de los equipos administrativos ceden bajo presión. El equipo puede funcionar muy bien con los problemas rutinarios. Pero cuando enfrenta problemas complejos que pueden ser embarazosos o amenazadores, el espíritu de equipo se va al traste (Chris Argyris ).