Principal | Estrategia | Conocimiento | Aprendizaje | Innovación | Calidad | Servicio | Liderazgo | Cambio | Educación| Tec Educativa | Perfil

¿Qué busca la Administración del Conocimiento?

  • Nos interesa saber cómo las empresas y organizaciones son capaces de crear nuevos productos, nuevos métodos y nuevas formas organizacionales. De hecho, esto nos lleva a preguntarnos por la forma en que las empresas “crean” conocimiento, o dicho de otra manera, qué conocimiento hace posible esta creación de lo nuevo.
  • Nos importa el conocimiento de todas las personas. No sólo nos preocupan los empleados, operadores, o trabajadores llamados números 1, también los número 2 y 3, porque aportan mucho más de lo que parece, y porque si no nunca sabríamos distinguir a los números 1.
  • Todas las personas sin excepción conciben su desarrollo personal ligado en parte a la capacidad de crear y contribuir a crear cosas nuevas, por ello si se les solicita de forma adecuada, todas las personas sin excepción están dispuestas a contribuir con su conocimiento en proyectos en los que creen. Por encima de formalismos y posiciones, la capacidad de contribución de las personas es sorprendente e ilimitada.
  • El conocimiento reside fundamentalmente en las personas y no en las máquinas o bases de datos, ya que buena parte del conocimiento es tácito. Este conocimiento tácito encierra la actitud de las personas en un contexto dado.
  • Muchas veces se habla de gestión del conocimiento y se confunde con gestión de la información.
  • El conocimiento crece cuando se comparte.
  • No se trata sólo de personas y mejorar sus competencias (conocimientos explícitos y formales) sino de crear contextos de creación de conocimiento, que busquen la mejora continua y la innovación.
  • El conocimiento no puede ser gestionado como si fuera un recurso convencional. No se tiene cuando se le desea, surge de la duda, el cuestionamiento, la incertidumbre, la redundancia y la experimentación autónoma. ¿Están las organizaciones preparadas para esta forma de actuar? ¿Están las organizaciones preparadas para solicitar adecuadamente el conocimiento de las personas?
  • El conocimiento, por lo tanto, no se puede gestionar por sí mismo, lo que sí se puede gestionar es el proceso de creación del conocimiento.